Noticias

22.ene.2014 / 05:57 pm / Haga un comentario

El Gobierno venezolano anunció este miércoles la activación de un nuevo sistema cambiario, con dos bandas de precios para la divisa: una tasa preferencial de 6,30 bolívares por dólar, para elementos prioritarios, y una tasa máxima fijada por las subastas del Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad), dirigida a otros aspectos no esenciales: los viajeros al exterior, las tarjetas de crédito, las líneas aéreas, las remesas familiares, inversión extranjera y reaseguros.

A 6,30 bolívares quedan entonces las divisas para casi 80 % de los requerimientos productivos y necesidades del país, los estudiantes en el exterior, pensiones y jubilaciones, consulares y diplomáticos y casos especiales, que por lo general están vinculados con la salud.

Al explicar el nuevo sistema, el vicepresidente del Área Económica, Rafael Ramírez, señaló que forma parte de decisiones necesarias para impulsar equilibrios en la administración de las divisas, a fin de enfrentar la guerra económica desatada por la derecha contra la Revolución, y con miras al nuevo orden económico que se aspira a construir en el país, en su transición al socialismo.

Apuntó que la administración de divisas “ha sido atacada fundamentalmente por toda la perforación y violación a los mecanismos de control en la asignación de divisas”, y resaltó que “este sistema de bandas va a ser un gran estabilizador”.

Para procurar el equilibrio en la administración de la moneda extranjera que ingresa al país (96% proviene de la renta petrolera), el Ejecutivo diseñó el Plan General de Divisas 2014, que es el presupuesto de las divisas de la nación y que determinará el uso que tendrán por cada sector.

Se ha previsto un estimado de 42.700 millones de dólares para atender los requerimientos de la economía nacional este año, cifra que está en los mismos niveles de períodos anteriores y supera los 37.000 millones asignados el año pasado. “Ahora vamos a la optimización del uso de esas divisas”, puntualizó el vicepresidente del Área Económica en rueda de prensa ofrecida en la sede de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), en Caracas.

En segundo lugar, el Ejecutivo ha estructurado un Plan de Importaciones, elaborado por la Corporación Venezolana de Comercio Exterior, que orientará lo que se adquirirá del extranjero para garantizar el crecimiento económico, que este año se prevé en 4 % del producto interno bruto (PIB). Esta decisión permite desterrar males como los sobrecostos en importaciones, denunciados por el Gobierno.

Este plan contempla los requerimientos de los sectores fundamentales, público y privado: petróleo, petroquímica, construcción, industria-manufactura, agropecuario, agroindustria, turismo, textil, minero y comunicaciones. Todos tendrán una política de estímulo, a fin de satisfacer las necesidades del país. Estos elementos fundamentales tendrán dólar preferencial, a 6,30 bolívares.

¿Cómo será el nuevo sistema cambiario?

El nuevo sistema de bandas implica el fortalecimiento del Sicad, que nació el año pasado como complemento de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), órgano que desaparece y cuyas funciones son absorbidas por el Centro Nacional de Comercio Exterior.

Sicad convocaba subastas especiales semanales por sectores de la economía para ofrecer 100 millones de dólares en cada oportunidad. Ahora, ofertará 220 millones de dólares cada semana. Esto implica un total de 11.400 millones de dólares este año: 5.000 millones para viajeros, tarjetas de crédito y remesas familiares, y el resto para sectores de la economía que no estén incluidos en el Plan de Importaciones y, por tanto, no gozan de dólar preferencial.

Los viajeros no tendrán que participar en las subastas. El procedimiento para hacer su solicitud y los montos límites serán precisados en providencias que dictará en las próximas horas el Centro Nacional de Comercio Exterior, que administrará el Sistema, pero lo que está claro es que la tasa de los dólares para estos casos será el que resulte de las subastas del Sicad, que se ubica actualmente en 11,36 bolívares por dólar. Este monto fluctúa, de acuerdo con los resultados de las subastas, y será informado diariamente, precisó el vicepresidente del Área Económica.

La liquidación de las divisas se hará igualmente a través de los bancos, como en la actualidad, y Ramírez aseguró que el Ministerio de Economía, Finanzas y Banca Pública garantizará que esas operaciones transcurran “sin ningún trauma”.

Las compras con tarjeta de crédito a través de internet también deben esperar la publicación de la providencias para su activación y se regirán por la tasa Sicad.

En el Sistema Complementario también podrán ofertarse dólares destinados a la inversión en la industria petrolera, a la minería, los turistas que ingresen al país y quieran cambiar sus dólares y, con la reforma de la Ley de Ilícitos Cambiarios, que Ramírez dijo “está a punto”, el sector privado obtendrá divisas de manera lícita.

Por eso, Ramírez envió un mensaje al empresariado productivo: “No se dejen estafar por el mercado paralelo, no se dejen robar por un sector especulativo antinacional, que vamos a atacar con todo el peso de la ley”.

Destacó que el Estado seguirá su combate al mercado paralelo de divisas, al que calificó como un elemento fundamental de la guerra económica de la derecha, pues presiona la inflación, el desabastecimiento y distorsiona la economía. “Seguiremos actuando contra el mercado paralelo y los agentes que lo alimentan”, afirmó. Este mercado ilegal ha llegado a establecer montos muy elevados en la paridad cambiaria.

Otra novedad del sistema es que podrán participar en las subastas empresas que ya hayan recibido adjudicaciones, lo que, hasta ahora, no era posible.

Del mismo modo, se mantienen las vías de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) y el Sistema Único de Compensación Regional (Sucre), para obtener dólares para importaciones.

Hacer frente a distorsiones

Exponiendo las cifras de dólares otorgados por Cadivi, creado en 2003 cuando se instauró el control de cambio para proteger las Reservas Internacionales, Ramírez mostró cómo han crecido las cifras de divisas otorgadas para el aparte denominado Otros Conceptos, que abarca, entre otros aspectos, tarjetas de crédito, viajeros al exterior, remesas familiares y líneas aéreas.

Este elemento pasó de 4.411 millones de dólares otorgados en 2005 a más de 8.600 millones en 2013, lo que representa casi la mitad del monto otorgado a importaciones vía Cadivi el año pasado.

Se incluyen allí aspectos como los montos por tarjetas de crédito a los viajeros al exterior, que en 2005 fue de 885 millones de dólares y el año pasado se ubicó en 5.175 millones de dólares; las remesas, que el año pasado rondaron los 1.600 millones de dólares; y las líneas aéreas, que en 2005 recibieron 273 millones de dólares y 1.217 millones en 2013.

En esta última también influyen las compras de pasajes en bolívares por parte de no residentes, aprovechando el diferencial cambiario del mercado paralelo. Para poner coto a esto, se tomarán medidas con el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (Inac), para que solo puedan adquirir boletos en moneda nacional los residentes en Venezuela.

“Estos conceptos han variado de una forma que indica evidentemente que han estado fuera de control y se han convertido en un elemento donde se hace un uso no adecuado de las divisas preferenciales”, advirtió Ramírez. La distorsión fue tal que, indicó, se reducían los montos disponibles para importaciones.

Además, denunció la existencia de mafias establecidas en algunos países para “raspar el cupo Cadivi”, y así atentar contra los intereses de la República. “Así nos están raspando los recursos de la nación”, sostuvo, al tiempo que acotó que no todo el viajero incurre en estas prácticas.

Enfatizó que “todo el mundo tiene derecho a viajar y a usar sus instrumentos financieros”, pero aclaró que no puede ser a tasa preferencial.

En total, el año pasado el Estado asignó 37.702 millones de dólares: 31.845 millones para el sector privado y 5.857 millones para el público. 1.713 millones adjudicó el Sicad.

Para el ahorro

Parte de los equilibrios que promueve el Estado tiene que ver también con el gasto, el ahorro y la inversión. De este modo, creará instrumentos para recoger la liquidez, orientará el gasto en los aspectos reflejados en el Plan de la Patria 2013-2019 e impulsará el Fondo de Ahorro Popular, para que el pueblo pueda participar directamente en los proyectos de la industria petrolera, de infraestructura, petroquímica, etc.

Los otros equilibrios que promoverá se vinculan con la garantía de los precios justos; abatir el fenómeno inflacionario, que el año pasado cerró en 56,2 %; el empleo, el salario y las grandes misiones.

Próximamente se harán nuevos anuncios relacionados con el Plan de Importaciones en detalle, las políticas para 11 motores de la economía considerados prioritarios y un programa de desarrollo agrícola.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.