Noticias

10.sep.2013 / 03:28 pm / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

La Asamblea Nacional (AN) calificó como un acto de soberanía y justicia popular la decisión del Gobierno Bolivariano de renunciar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), tras alcanzar un acuerdo en apoyo a esta medida que fue aprobado este martes en sesión de la comisión delegada.

El primer vicepresidente del Parlamento Nacional, Dario Vivas, leyó el texto de apoyo a la iniciativa gubernamental de denunciar este órgano de la Organización de Estados Americanos (OEA), que tiene sede en Washington, Estados Unidos, que también desconoce la jurisdicción obligatoria de la Corte Interamericana de Derechos Humano.

“Amparado en los principios y valores de nuestra política exterior, soberanía e independencia nacional, en virtud de que este organismo actúa de forma parcializada en el proceso de toma de decisiones a favor de los intereses del Gobierno estadounidenses y sus aliados”, indica.

El documento también respalda iniciativas de integración con respeto a la soberanía de los pueblos en espacios multilaterales, como la Unión de Naciones del Sur (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), para la defensa de los derechos humanos de los ciudadanos de estas naciones.

CIDH: instrumento del imperialismo norteamericano

El documento de apoyo a la medida gubernamental fue promovido por el diputado socialista Yul Jabour, quien destacó que la CIDH abandonó sus principios en defensa de los derechos humanos.

“La denuncia que anunciase en su momento el comandante y presidente de la República, Hugo Chávez, el 30 de abril de 2011, responde a las reiteradas agresiones por parte de este organismo que diera en contra de nuestro pueblo y de nuestra patria. Un organismo que fue creado para promocionar y defender los derechos humanos en nuestro continente y que en la práctica se fue desvirtuando en defensa de los intereses de las multinacionales y de las corporaciones, porque se fue convirtiendo en un instrumento del imperialismo norteamericano contra nuestros pueblos”, recalcó.

Igualmente, recordó que la CIDH ha mantenido decisiones parcializadas en contra la Revolución Bolivariana.

Expresó que este organismo internacional, a lo largo de 40 años, durante el período puntofijista, en reiteradas oportunidades fue violador de los derechos humanos del pueblo venezolano.

“Solamente cinco denuncias fueron aceptadas por este organismo internacional. En El Caracazo -ocurrido en febrero de 1989- uno de los eventos históricos de nuestro pueblo que se alzaba contra las políticas neoliberales que pretendía implementar el imperialismo, solamente 10 años después de la denuncia presentada hubo una respuesta del organismo”, rememoró.

CIDH debe ser denunciada por parlamentos

Por su parte, la segunda vicepresidenta de la AN, Blanca Eekhout, consideró que el Parlamento venezolano debe pedir un pronunciamiento a los países latinoamericanos y de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de nuestra América (Alba) sobre la CIDH.

“Tenemos que pedir a los parlamentos del Alba, a los pueblos latinoamericanos que denunciamos nuestra participación en un mecanismo tan perverso como éste. Se han hecho sugerencias para su modificación y el único país que se ha negado a que se revise este mecanismo es justamente Estados Unidos, que no suscribe la comisión. ¡Qué desvergüenza!”, expresó.

También recordó que tras el golpe de Estado de 2002, la CIDH fue el único organismo internacional en reconocer a las autoridades de facto y desconocer el Gobierno legítimo de Hugo Chávez.

“El único mecanismo multilateral que se atrevió, en menos de 24 horas, a felicitar y reconocer a Carmona Estanga fue la CIDH. Nosotros después de haber recuperado la República y haber echado a los golpistas de Miraflores debimos haber denunciado en contra de este organismo. Duraron décadas para pronunciarse sobre lo que fue el acto perverso de asesinado más de 3.000personas el 27 de febrero de 1989 (durante El Caracazo)”, recalcó.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.