Noticias

9.sep.2013 / 02:37 pm / Haga un comentario

Foto: Archivo

Foto: Archivo

El evento en la refinería de Amuay, en Paraguaná, estado Falcón, ocurrido el 25 de agosto de 2012, fue diseñado para que escalara más de lo terrible que escaló y el propósito era paralizar en su totalidad todas las operaciones del complejo refinador, denunció este lunes el ministro para Petróleo y Minería, Rafael Ramírez.

Señaló que probablemente, si la dirección del viento el 24 de agosto de 2012 hubiese sido la habitual, la nube de olefina hubiese llegado a las plantas de procesos y éstas hubiesen explotado.

“De haber sucedido así, hubiésemos tenido que parar todas las operaciones en la refinería y no hubiésemos podido ni siquiera despachar combustible”, reconoció el ministro.

En ese sentido, denunció que el sabotaje en Amuay fue una clara intención de perturbar el normal desarrollo de las actividades productivas y políticas de la industria petrolera.

Señaló, además, que detrás de ese hecho está la canalla irresponsable que el mismo día dio su veredicto, declaró y sentenció.

Añadió que la vieja directiva de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) ha utilizado su ventaja en el conocimiento de la industria para los permanentes saboteos, tal y como lo hicieron en el sabotaje de 2002.

La investigación de los hechos arrojó que los pernos o espárragos de la bomba 2601 de la refinería fueron aflojados de manera intencional, provocando una fuga masiva y abrupta de olefinas que causó la explosión el pasado 25 de agosto en Amuay.

“Los pernos fueron aflojados intencionalmente y no lo hizo un suicida, sino una persona que sabía lo que estaba haciendo” indicó Ramírez en rueda de prensa en la que presentó las pruebas de sabotaje que sufrió la Refinería de Paraguaná.

Ramírez aseguró que la falla de los pernos produjo la fuga. “Las tuberías no estaba corroídas como dijeron algunos medios de comunicación”.

De los ocho pernos de la bomba, no encontraron el número 6, y estaban flojos los números 3, 4 y 5.

“Los espárragos están diseñados para que nunca fallen y el fabricante los diseña robustamente para evitar eso. La única forma de que fallen es que no estuvieran completamente roscados y eso disminuyera su vida útil” aseguró.

Ramírez exhortó a los trabajadores petroleros y al pueblo venezolano a no dejarse engañar, ni confundir, ni amilanar por la extrema derecha que busca pretextos para el sabotaje y la desestabilización política en el país.

“Tenemos mucha moral y ética para defender nuestra industria petrolera, y sabremos defender, con valor y honor, el legado de comandante (Hugo) Chávez. Sabremos defender hasta las últimas consecuencias uno de los elementos más importantes de soberanía, unidad y posibilidad de desarrollo de nuestro país”, subrayó.

Alertó que sobre Venezuela y sobre la gestión de Gobierno del presidente Nicolás Maduro se orquesta una ecuación de guerra económica que busca atacar la industria petrolera como elemento crucial para el éxito de sus acciones fascistas.

“Es una guerra desatada por los mismos sectores que tienen su expresión en los voceros de la extrema derecha del mundo”, denunció Rafael Ramírez.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.