Noticias

11.jul.2013 / 10:22 pm / Haga un comentario

Foto: Prensa Presidencial

Foto: Prensa Presidencial

Este viernes 12 de julio Venezuela asumirá la presidencia pro témpore del Mercado Común del Sur (Mercosur), con el propósito de consolidar la unidad de los países latinoamericanos y fomentar su desarrollo.

El presidente de la República, Nicolás Maduro, expresó que la naturaleza de este bloque ha cambiado en los últimos años para apuntar a un mecanismo “que trasciende lo económico, lo comercial, y va constituyéndose en un bloque social, en un bloque político, el Mercosur social, el Mercosur político”.

En declaraciones recientes, destacó que durante los seis meses en que asumirá la presidencia de Mercosur, Venezuela promoverá “el desarrollo social, la unión cultural, la construcción de una nueva identidad de los pueblos”, y a la vez impulsará “la integración económica, energética, estructural de las naciones”.

“Nosotros vinimos al Mercosur con una visión de fortalecer y consolidar”, expresó el jefe de Estado, “de irlo ampliando y convertirlo en el gran motor y el gran imán de la unión económica de una nueva historia”, afirmó y al tiempo recalcó que el propósito es impulsar el “desarrollo verdadero de Suramérica y más allá, de América Latina y el Caribe”.

Para este fin, Maduro propuso la creación de una zona económica productiva para América Latina y el Caribe como herramienta de integración en la consolidación del bloque.

“Mercosur es el motor de cohesión de la nueva zona económica latinoamericana y caribeña, debemos integrar a Mercosur con el Alba (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), con Petrocaribe y con Caricom (Comunidad del Caribe). Esos son los pasos que hay que dar y que impulsaremos desde la presidencia”, precisó.

Asimismo informó que la gestión bolivariana estará articulada a través de seis vértices. El primero de ellos es el fomento de la formación y capacitación para la producción y exportación en Venezuela.

El segundo comprende la investigación, innovación y transferencia tecnológica, “para que esto nos permita ir rompiendo con el atraso y la dependencia en el campo del desarrollo tecnológico vinculado al desarrollo económico”.

El tercer vértice implica la inversión para la producción y promoción de la exportación; el cuarto consiste en la profundización de la industrialización en el país; el quinto está orientado al desarrollo de infraestructura para la interconexión de América Latina y el Caribe; mientras que el sexto está relacionado con la distribución y comercialización dirigida a la exportación.

El legado de Chávez

Al asumir la presidencia temporal del bloque, el Gobierno venezolano continuará el camino trazado por el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías, quien concibió a Mercosur como un proyecto geopolítico para el beneficio de los pueblos latinoamericanos.

“Estamos en nuestra exacta perspectiva histórica, nuestro norte es el Sur, estamos donde debimos estar siempre, estamos donde Bolívar nos dejó pendiente para estar y ser”, expresó durante su intervención en la Cumbre presidencial del Mercosur, que se llevó a cabo en Brasilia, en julio de 2012, y en la que se formalizó la adhesión formal de Venezuela al bloque regional.

En su discurso, indicó que Mercosur es, sin duda, “la locomotora más grande para preservar la independencia y para asegurar nuestro desarrollo integral”, al tiempo que destacó que el ingreso de Venezuela al bloque regional generará “aceleración y cambios geopolíticos. Cambios profundo”, y resaltó que los acontecimientos futuros “serán superiores a los que hemos presenciado en esta última década”.

Añadió que el proyecto venezolano, “es sin duda también interés nacional brasileño, también interés nacional argentino, uruguayo y también paraguayo y de América del Sur, de nuestra América”.

El líder socialista también planteó la necesidad de abordar en conjunto políticas y proyectos estratégicos de desarrollo, como parte de una nueva etapa de evolución de este bloque de integración.

“Queremos colaborar en el diseño de nuevos planes, más allá del comercio. Ahora Mercosur se abre al Caribe (…) un conjunto de diseños estratégicos, financiamientos, polos de desarrollo. Podemos elaborar la ecuación perfecta, agroalimentaria, energética, y en materia social sacar a nuestros pueblos de la miseria, del hambre y de la pobreza y convertir la región en una gran zona de paz”, aseveró Chávez en aquella oportunidad.

Oportunidades en Mercosur

Gracias a la adhesión de Venezuela , el PIB del Mercosur representa el 83,2% de toda Sudamérica y su población alcanzar los 270 millones de personas (70% del total de Sudamérica).

Su entrada al bloque también aporta las mayores reservas de petróleo del mundo, certificadas en 297.570 millones de barriles de petróleo, y favorece el establecimiento de cadenas productivas complementarias en la manufactura, la industria, la ciencia y la tecnología, a través de convenios comerciales que, hasta la fecha, suman un total de 11.000 millones de dólares.

El mayor intercambio se produce con Brasil, por unos 6.000 millones de dólares; mientras que con Argentina, los acuerdos ascienden a 3.000 millones de dólares, y con Uruguay, a casi 2.000 millones de dólares.

Estos acuerdos, 51 en total, fueron formalizados el pasado 13 de mayo, durante una gira que lideró el presidente Nicolás Maduro por los países que integran el bloque.

“Esta gira ha logrado avanzar, es un nuevo escalón, la cooperación para que Venezuela se convierta en un país productor de sus alimentos, para garantizar la estabilidad, la seguridad alimentaria con capacidad productiva desde tierra venezolana”, indicó el jefe de Estado en aquella oportunidad.

Acciones de integración

Entre las acciones que se han adelantado con el ingreso de Venezuela al bloque regional, se tiene la suscripción de más de 200 empresas a la Cámara Venezolana de Empresarios e Industriales del Mercosur (Cavemin), una organización que fue creada el 19 de abril de 2013 debido a la necesidad de impulsar la participación del sector productivo venezolano en esta institución suramericana.

Asimismo, el pasado 5 de abril inició el proceso de adopción de la nueva nomenclatura arancelaria del bloque, que en una primera fase que se extenderá por cuatro años.

Este nuevo arancel de aduanas recoge las 10.025 posiciones arancelarias del Arancel Externo Común del Mercosur y agrega más de 1.872 posiciones adicionales para reflejar mediante desdoblamientos, los intereses nacionales de identificación de mercancías.

El analista económico José Gregorio Piña explicó que esta nomenclatura establece “lo que se cobra (en aduanas) como impuesto a los bienes importados de países que no pertenecen al Mercosur.

Todos estos acuerdos no se aplican 100% en un solo momento, entre otros detalles por los aspectos relacionados con las asimetrías (entre los países) y prevé protecciones temporales de algunos rubros (en el caso venezolano más de 700 rubros) y áreas comerciales, como mínimo hasta 2016″.

Destacó que se prevé que las importaciones de los productos dentro de los países del Mercosur (entre los principales productores de alimentos del mundo) sean más económicos, lo que debe incidir en una mayor disponibilidad de productos y en la baja de los costos y precios finales de dichos bienes.

De igual modo, Venezuela suscribió acuerdos de complementación económica con el resto de los integrantes del bloque (Argentina, Brasil y Uruguay), para regular el comercio bajo los principios de gradualidad, flexibilidad y equilibrio, reconocimiento de las asimetrías y tratamiento preferencial, así como los principios de seguridad alimentaria, medios de subsistencia y desarrollo rural.

Apoyo a la producción

El objetivo del Gobierno nacional es aprovechar las ventajas que provee Mercosur para impulsar el desarrollo de la nación como una potencia productiva y exportadora, respaldando a los sectores públicos y privados.

El presidente Maduro exhortó a los sectores productivos del país a trabajar junto con el Gobierno para incrementar la oferta exportadora, con miras al Mercosur, el Caribe y Centroamérica.

Para tal fin, creó la Misión Mercosur, destinada a brindar apoyo a los productores del país para que cuenten con las condiciones necesarias que les permitan exportar hacia Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay.

Asimismo, aprobó la inyección de 500 millones de dólares adicionales para el Fondo Bicentenario Alba-Mercosur, destinado a financiar el desarrollo de la pequeña y mediana industria en el país.

El mandatario anunció la constitución de una comisión presidencial de plataforma productiva, que trabajará en la eliminación y simplificación de los trámites generados en la actividad de exportación, organización de las capacidades logísticas nacionales e internacionales, así como en la creación de incentivos fiscales y financieros, que contribuirán en la mejora de los mecanismos económicos ya existentes.

Por otra parte, autorizó la constitución de zonas económicas especiales para la instalación de industrias orientadas a la exportación de productos, en el que fueron propuestos como primeros ejes Aragua-Carabobo, Morón-Puerto Cabello-Paraguaná, Barcelona-Puerto La Cruz, la Zona económica de Guayana y la zona económica de Zulia.

Horizonte de desarrollo productivo

Para el presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes), Temir Porras, la presencia de Venezuela en Mercosur permitirá expandir las posibilidades de exportación de los empresarios y productores del país, diversificar las industrias nacionales, y fomentar el desarrollo económico nacional.

Porras comentó que Venezuela, al ser “la principal nación energética del continente y una de las principales del mundo”, aportará más allá de lo económico al fomentar la instalación del Mercosur Social, que permitirá establecer políticas para “superar males como la pobreza y el analfabetismo”.

Por su parte, el representante del sector empresarial privado nacional ante el Mercosur, Alberto Vollmer, señaló que como integrante de este bloque, Venezuela cuenta con una oportunidad para diversificar su economía y romper el círculo de dependencia del petróleo, con el objetivo de aprovechar los recursos provenientes de esta actividad para la inversión en educación, infraestructura, tecnología, turismo, cultura y otras inversiones clave a largo plazo.

“Hoy Mercosur es el principal centro de producción de alimentos del mundo, Brasil es la sexta economía mundial y Venezuela se acerca a esos mercados en condiciones de competencia por debajo de los estándares de esos países, pero Mercosur es la oportunidad para que la empresa pública, privada, mixta, trabajadores y consumidores logren alcanzar una visión compartida de los beneficios políticos, económicos y sociales, donde todos los actores en este proceso somos clave. Debemos producir en Venezuela y exportar productos venezolanos”, manifestó.

AVN

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.