Diosdado Cabello

1.jun.2013 / 12:22 pm / Haga un comentario

Desde el estado Zulia, y en el marco de los objetivos fundamentales que debe alcanzar la militancia revolucionaria, el primer vicepresidente Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, enfatizó la necesidad de profundizar el compromiso honesto de la militancia, no con sus intereses particulares, los cuales responden, únicamente, a preferencias subjetivas, sino con los intereses de la Patria.

En ese sentido, el primer Vicepresidente del PSUV señaló que es imposible lograr la “unidad indestructible” sin asumir el “compromiso” que supone “fortalecer al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) desde abajo: No necesitamos gente que hable en nombre de ellos mismos y no del Partido. Sólo se impondrán quienes trabajen -sin descanso- en la comunidad”, manifestó Cabello.

Asimismo, explicó que “alcanzar una victoria contundente” en las próximas elecciones municipales -a celebrarse 8 de diciembre- es la condición necesaria implicada en el logro de la conciencia y de la unidad revolucionaria.  Por ello –continuó Cabello- lo más importante es, antes que la mera victoria, el compromiso sincero. En efecto, los resultados de una victoria sin compromiso -contrario a lo que puede esperarse de lo que persiguen quienes suscriben el ideal del socialismo bolivariano- son fugaces: “No estamos pensando en ganar, sino en el compromiso conciente con la unidad”, indicó Cabello.

Seguidamente, Diosdado Cabello se tomó la molestia de mostrar varias contradicciones en el discurso de la derecha rancia, enfatizando, entre otras cosas, la incompatibilidad que supone afirmar, simultáneamente, “‘Chávez hizo nada, pero Nicolás está destrozando lo que hizo Chávez’.  ¿Cómo se puede afirmar –preguntó Cabello-  que se defiende la democracia cuando no se abandona el golpismo; o que se contribuye con la paz incitando a la violencia? ¿Cómo confiar en  este tipo de discursos sin acabar en “la miseria y la desolación” del sinsentido? “¡Qué es eso!”.

Por ello, dado el absurdo que implica la conjunción entre la conducta y los discursos de los miembros de la derecha, Diosdado Cabello expresó: “¡A la derecha nada!”.  Si ellos sonríen de seguro “estamos metiendo la pata”.

Junto con la inconsistencia propia del discurso de la derecha fascista, Cabello también hizo señalamientos sobre tendencia -de los opositores- de responder, ante cualquier acusación directa y probada, con un tibio “yo no fui”.

Al respecto es importante puntualizar que, al contrario de los anti-chavistas, cada vez que el Gobierno Bolivariano ha denunciado alguna irregularidad, lo ha hecho ante las instancias competentes, presentando -envés de discursos delirantes- pruebas contundentes y adecuadas al caso.

Además, cuando al gobierno Bolivariano le ha tocado rectificar, lo ha hecho, abiertamente. Tampoco es una novedad que el Gobierno Bolivariano, ante la posibilidad de violencia siempre haya preferido -inversamente al sector opositor violento, y golpista por naturaleza- la vía de la paz y la constitucionalidad.  Al respecto, Cabello agregó que “El pueblo chavista ha sido muy paciente” ante tal descaro, irresponsabilidad e inconsistencia.

Así, y en el contexto de los hechos de impunidad de ABR15, Cabello instó a tener “fe en la justicia de este país; pues los responsables, materiales e intelectuales, de los muertos del ABR15  tendrán que rendir cunetas ante la justicia”.  Igualmente, y ante las estrategias desestabilizadoras de la derecha, Cabello recomendó: “Cabeza fresca para tomar decisiones. ¡Nosotros escogeremos el terreno; no ellos!

Finalmente, Diosdado Cabello aprovechó la oportunidad para rechazar las “recientes atenciones del gobierno de Colombia hacia golpistas-fascistas enemigos de la Patria”; indicando –en concordancia con lo expresado por el presidente Nicolás Maduro- que “atender a la derecha” es equivalente a “descarriar el tren de las buenas relaciones entre la República Bolivariana de Venezuela y Colombia.  Así, destacó: “El gobierno de Colombia es libre de atender a quien quiera; pero también debería saber que ese señor –excandidato opositor- es un fascista.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.