20.mar.2013 / 05:41 pm / Haga un comentario

La delegación venezolana, designada por el Presidente (E) Nicolás Maduro para representar al Gobierno Bolivariano, estuvo encabezada por el diputado Diosdado Cabello Rondón, Presidente de la Asamblea Nacional, y la Ministra del Poder Popular para la Juventud, Maripili Hernández

Este martes 19 de marzo de 2013, Día de la Solemnidad de San José según el calendario de la Iglesia Católica, la vetusta y monumental Plaza de San Pedro de la Ciudad del Vaticano, fue el escenario que acogió a más de 200 mil personas unidas en la fe; para acompañar al nuevo Papa Francisco I, en la ceremonia religiosa que marcó el inicio oficial de su Pontificado, como máximo representante de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

A esta concelebración asistieron representantes de más de 130 naciones del mundo y de otras religiones; para saludar esta nueva etapa que se abre en la Santa Sede. Más de seis mil periodistas provenientes desde los cuatro puntos cardinales, fueron acreditados por la Santa Sede para cubrir este acto histórico: porque sin dudas, es histórico que por primera vez en la milenaria historia de la Iglesia Católica, un religioso latinoamericano, ex-arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, haya sido elegido como nuevo sucesor de Pedro, y desde ahora será conocido con el nombre de Francisco I. Y de esta manera se convierte en el primer Papa no-europeo en ocupar el trono de la Santa Sede; así como en Presidente del Vaticano, el Estado más pequeño del mundo, pero quizá el más poderoso.

Venezuela presente
Entre las delegaciones oficiales que asistieron a la misa inaugural, ocuparon un lugar destacado las naciones suramericanas. La delegación venezolana, designada por el Presidente (E) Nicolás Maduro para representar al Gobierno Bolivariano, estuvo encabezada por el diputado Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, acompañado por la Ministra del Poder Popular para la Juventud, Maripili Hernández.

Minutos antes del inicio de la ceremonia, los Presidentes y Jefes de las delegaciones oficiales tuvieron la oportunidad de intercambiar entre sí saludos e impresiones. Cabe destacar el abrazo fraternal que compartieron la máxima autoridad del Parlamento venezolano, diputado Diosdado Cabello, y el presidente de Ecuador, Rafael Correa; quienes expresaron con este gesto de sincera amistad la unión que existe entre ambas naciones hermanas.

Por otra parte, la presencia de la delegación oficial venezolana en esta histórica celebración, es un signo claro de las óptimas relaciones bilaterales que existen entre el Gobierno Bolivariano y la Santa Sede.

El Papa Francisco I, exhortó a todos los presentes a acercarse a los pobres y desafortunados, y no tener nunca miedo de la ternura. En un gesto inédito en las costumbres de los pontífices que le antecedieron, el Papa se acercó a los feligreses, en especial a los niños, niñas, y a los enfermos, demostrando en esta práctica franciscana una gran humildad y amor, mientras les pedía que oraran por él y por la Iglesia.

Al finalizar la eucaristía, todas las delegaciones entraron a la Basílica de San Pedro para saludar personalmente al nuevo pontífice. Diosdado Cabello, junto a Maripili Hernández, extendieron un saludo al Papa Francisco en nombre del Gobierno Bolivariano y de su Presidente encargado, Nicolás Maduro Moro.

El sus breves palabras al Pontífice, el presidente de la Asamblea Nacional, le expresó: “La Revolución Bolivariana lo acompañará en su trabajo por los pobres de los pueblos”, a lo cual el Papa respondió: “Soy era el Papa de Latinoamérica, no nos dejen solo, y recen por mí”.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.