Noticias

18.feb.2013 / 05:45 pm / Haga un comentario

Entrevistada en Venezolana de Televisión (VTV), la socióloga y especialista en medios de comunicación, Maryclen Stelling argumentó que la necrofilia ha sido la constante en el manejo que las empresas privadas de comunicación le han dado a la salud del Presidente Hugo Chávez.

La atracción y la alegría por la muerte fue idea central en titulares, notas, reportes e innumerables tuits a lo largo de estos últimos 70 días, contados desde el 8 de diciembre de 2012, día en que el Primer Mandatario anunciara que debía volver a Cuba para ser operado de un tumor cancerígeno detectado en el año 2011.

“Hay una suerte de alegría porque, por azar, la salud del Presidente estaría jugando a favor de la fuerza política” opositora, señaló en la entrevista que ofreció a VTV, el 7 de enero pasado.

Tras la partida del Mandatario, las primera noticias versaron sobre la “consternación nacional” y la designación del vicepresidente, Nicolás Maduro, como “sucesor”, seguido de la “crisis” de institucionalidad que devino en reflexiones sobre una transición en Venezuela.

El 9 de diciembre de 2012, un día después de la salida del Presidente Chávez del país, el diario El Nacional publicó la siguiente nota: “La MUD será capaz de presentar una alternativa oportuna para los venezolanos”. Se trataba de una declaración de Ramón Guillermo Aveledo, secretario ejecutivo de la coalición opositora, Mesa de la Unidad Democrática, que se preparada para arreciar su presencia en los medios.

A medida que el Gobierno Nacional informaba sobre la recuperación de Chávez- el 4 de enero sumaban 27 informes- la línea editorial de las empresas mediáticas estuvo dirigida a hacer un conteo de los días que éste se mantenía en Cuba.

“Venezolanos tienen dos meses sin ver ni escuchar a Chávez”, tituló El Tiempo, de Venezuela; Chávez: 14 años de presidente, 56 días de ausencia”, dijo Univisión en su portal web.

“Hoy se cumplen 53 días sin ver, ni oír a Hugo Chavez. ¿Cuánto tiempo hace falta para declarar Falta Temporal o Absoluta? Pregunto a los que saben”, escribió el periodista Unai Amanábar en su cuenta Twitter, mientras el diario Tal Cual difundía notas con los siguientes titulares: “Aún respira” o “Lo de Chávez es mortal”, “Se le agotan las opciones”, “Una junta médica”, entre otros.

Al dar un vistazo por la sección de opinión de los diarios opositores, la línea se hacía mucho más dura: “La muerte de los jefes únicos”, tituló un columnista de El Nacional, el 6 de enero de este año; Presidente, ¿se te acabó tu golpismo?, escribió otro en El Universal, el pasado 15 de febrero.

A esto se añade: “En Cuenta regresiva”, título de la carta del un ector que El Universal publicó en su portal web.

Foto falsa

La mañana del jueves 24 de enero, los rumores, los comentarios en Twitter e incluso las noticias más alarmantes sobre la salud del Presidente Chávez fueron superadas por una foto que el diario español El País publicó en su primera página.

En la gráfica se veía a un paciente que respiraba por vía artificial y de quien se dijo era el jefe de Estado venezolano.

El medio español justificó la publicación de la imagen bajo el alegato de que en el texto que la acompañaba, titulado “El secreto de la enfermedad de Chávez”, se afirmaba que “El País no había logrado verificar de forma independiente las circunstancias, el lugar o la fecha en la que se había realizado la fotografía”.

La imagen corresponde a una captura de pantalla de un video subido a Youtube en 2008.

“De este video proviene la falsa ‘foto de Chávez entubado’ que publicó El País de España en primera página: http://www.youtube.com/watch?v=DB4bIH0GsYU”, denunció el ministro Villegas a través de la red social Twitter.

“¿Publicaría El País una foto semejante de algún líder europeo? ¿De su director? Amarillismo válido si la víctima es un revolucionario sudaca”, agregó Villegas.

El medio privado español se limitó a ofrecer “disculpas a sus lectores por el perjuicio causado”, sin hacerlas extensivas al pueblo y al gobierno venezolano.

A la publicación de esta gráfica le antecedió el cúmulo de notas escritas por el periodista español, residenciado en Washington, Emili Blasco, quien se ha dedicado, con base en supuestas fuentes desde La Habana, Cuba, a escribir sobre el estado de salud de Chávez, en relatos luego difundidos por la prensa nacional.

“Chávez, al borde de la muerte”, “Rosa Virginia Chávez sería la encargada de tomar decisiones sobre la salud del Presidente”, “Chávez perdió la voz y se encuentra muy deprimido , “Los médicos certifican que Hugo Chávez no se recuperará y que ha perdido la voz” o el más reciente: “”Los médicos consideran inútil continuar con el tratamiento de Hugo Chávez”.

La profesora Stelling explica que la prensa española aparece como la más “virulenta” porque es España el país donde el lobby opositor ha cobrado mayor influencia.

Caso contrario a la prensa estadounidense, que, dijo, se ha tornado más descriptiva y menos incisiva, luego de que ese país hiciera inversiones en una oposición que no le ha dado los resultados esperados.

Indicó que la fiesta y culto a la muerte que caracterizó estos últimos dos meses a los periódicos y medios audiovisuales de la derecha tiene lugar en la idea de una Venezuela sin Chávez. Se creyó que el azar y la enfermedad del Mandatario les haría la tarea de desmontar el Estado social para permitirles instaurar su proyecto neoliberal, manifestó.

AVN
 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.