Diosdado Cabello

4.feb.2013 / 10:55 am / Haga un comentario

El lunes 3 de febrero de 1992 la noticia principal en varios medios impresos era el escándalo por corrupción por el caso Turpial en las entonces llamadas Fuerzas Armadas Nacionales (FFAA). Se trataba de una asignación a dedo de un contrato para equipos de comunicación donde estaba inmiscuido el hoy vocero de la oposición, contralmirante Iván Carratú Molina.

Muy pocos de los alrededor de 17 millones de ciudadanos que habitaban la Venezuela de entonces sabían lo que estaba en marcha…

EL DÍA QUE CAMBIÓ LA HISTORIA

Cerca de la 1:00 de la madrugada del 4-F, un visiblemente nervioso presidente Carlos Andrés Pérez (CAP) declaraba a través de la señal de Venevisión que un grupo de oficiales había “deshonrado” al Ejército. Aseguró que habían intentado asesinarlo.

Casi de inmediato, Eduardo Fernández, quien había sido el candidato de Copei en las elecciones de 1988, salió igualmente por Venevisión apoyando a CAP y calificando el alzamiento como un “acto primitivo de violencia”.

Los enfrentamientos se prolongaron entre las 11 de la noche del 3 de febrero hasta entrada la tarde de 4-F en los estados Aragua, Carabobo, Miranda, Zulia y en Caracas, siendo la capital el punto donde la lucha fue más intensa.

Cerca de las 11 de la mañana se produjo el histórico “Por Ahora”, donde el comandante Hugo Chávez llamó a deponer las armas y cambió la historia del país.

El otro líder del alzamiento cívico-militar, el teniente coronel Francisco Arias Cárdenas, declaró desde el Zulia a un medio regional que las motivaciones eran el rechazo a las políticas neoliberales del gobierno de CAP y la corrupción generalizada, en especial dentro de las Fuerzas Armadas Nacionales (FFAA). “Nuestra acción trata de romper un juego cerrado y llamar a la participación democrática (…) no nos creemos mesiánicos ni salvadores, creemos que las fuerzas están en este pueblo”, dijo ese día.

Añadió: “Apenas pudiéramos establecernos en el control del poder íbamos a comenzar a llamar (…) a personas con cierta claridad de lo que ocurre en el país, que no tengan miedo a los cambios ni a la participación de las fuerzas populares”.

A la 1:04 pm el extinto Congreso dio inicio a una sesión extraordinaria para debatir los hechos. Los principales protagonistas fueron Aristóbulo Istúriz (diputado Causa R), Rafael Caldera (senador Copei) y David Morales Bello (senador AD).

Rafael Caldera mostró toda su experiencia al interpretar lo ocurrido y no desbocarse en apoyo a CAP. En 1993 fue electo presidente.

Igualmente, Aristóbulo Istúriz, diputado de La Causa R, dijo que antes de calificar de “sediciosos” a los militares alzados, habría que recordar que muchos de sus colegas habían dado “golpes de Estado” al aprobar privatizaciones. Como anécdota de aquel día, tras su derecho de palabra estrechó la mano de Caldera y le aseguró que de haber sido él el primero en hablar y hacer sus planteamientos “seguro que estaría preso ya”.

A dichas alocuciones siguió la del senador de AD, David Morales Bello, quien mostró toda la miopía de los políticos del puntofijismo. Su “¡mueran los golpistas” quedó para la historia contemporánea.

ABELARDO J. PÉREZ CARAPAICA/CIUDAD CCS
FOTO ENRIQUE HERNÁNDEZ/CIUDAD CCS

__________

EEUU ofreció apoyo militar a CAP

Casi simultáneamente al alzamiento cívico-militar del 4-F, presidentes y voceros de órganos multilaterales expresaron su respaldo a Carlos Andrés Pérez.

El presidente de Estados Unidos George Herbert Bush llamó telefónicamente en la madrugada a CAP y le expresó “su apoyo”. Luego se supo por documentos del Departamento de Estado de EEUU que durante dicha conversación Bush ofreció respaldo militar, ante lo cual el exmandatario venezolano dijo que sólo pedía un “firme pronunciamiento” gringo.

Cabe recordar que Bush (padre) fue el mandatario que el 20 de diciembre de 1989 invadió Panamá y derrocó al presidente de ese país, Manuel Noriega.

Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Joao Baena Soares, expresó su “más enérgica condena” frente a la rebelión.

Mientras, los presidentes de Argentina (Carlos Menem), Brasil (Fernando Collor de Mello), Bolivia (Jaime Paz Zamora), Costa Rica (Rafael Ángel Calderón), Colombia (César Gaviria), Chile (Patricio Aylwin), Ecuador (Rodrigo Borja), El Salvador (Alfredo Cristiani), Guatemala (Jorge Serrano Elías), Honduras (Rafael Leonardo Callejas), México (Carlos Salinas de Gortari), Nicaragua (Violeta Chamorro), Panamá (Guillermo Endara), Paraguay (Andrés Rodríguez Pedotti), Perú (Alberto Fujimori) y Uruguay (Luis Alberto Lacalle) se solidarizaron con CAP mediante una declaración conjunta coordinada telefónicamente por Gaviria y emitida desde La Paz. La mayoría de ellos, representantes de la derecha, manifestaron “honda preocupación” por el “intento subversivo” y aseguraban que había ocurrido contra la democracia. AJPC

__________

Hugo Rafael Chávez Frías: el “por ahora” que cambió todo en Venezuela

Aproximadamente a las 11:00 am del 4 de Febrero se produjo una alocución desde el Palacio de Miraflores que cambió el devenir de Venezuela para siempre.

En un país acostumbrado a que ningún político asumiera responsabilidades por nada, un hasta el momento desconocido teniente coronel (Ej.), Hugo Rafael Chávez Frías, ataviado con su uniforme de campaña y su boina roja, exhortaba a sus camaradas de lucha a deponer las armas y se autoproclamaba responsable por la insurrección cívico-militar.

Bastó un discurso de minuto y diez segundos para que la historia de Venezuela comenzara a dar un giro de 180 grados.

Las televisoras con señal en todo el país para la época (Venezolana de Televisión, Venevisión, Radio Caracas Televisión y Televen) se encadenaron con la finalidad de transmitir en directo desde el propio Palacio de Miraflores la rendición del comandante que lideró la asonada.

La dirigencia político-militar, los dueños de los medios de comunicación y la clase empresarial que regía los destinos del país para aquel momento, no midieron las consecuencias que tendría dicho mensaje en los venezolanos que en ese momento se sentían defraudados y olvidados por los partidos políticos que formaban el llamado Pacto de Punto Fijo, encabezados por Acción Democrática (AD) y Copei.

Estas fueron las palabras del comandante Chávez:

“Primero que nada quiero dar buenos días a todo el pueblo de Venezuela, y este mensaje bolivariano va dirigido a los valientes soldados que se encuentran en el Regimiento de Paracaidistas de Aragua y en la Brigada Blindada de Valencia.

Compañeros: Lamentablemente, por ahora, los objetivos que nos planteamos no fueron logrados en la ciudad capital. Es decir, nosotros, acá en Caracas, no logramos controlar el poder. Ustedes lo hicieron muy bien por allá, pero ya es tiempo de reflexionar y vendrán nuevas situaciones y el país tiene que enrumbarse definitivamente hacia un destino mejor.

Así que oigan mi palabra. Oigan al comandante Chávez, quien les lanza este mensaje para que, por favor, reflexionen y depongan las armas porque ya, en verdad, los objetivos que nos hemos trazado a nivel nacional es imposible que los logremos. Compañeros: Oigan este mensaje solidario. Les agradezco su lealtad, les agradezco su valentía, su desprendimiento, y yo, ante el país y ante ustedes, asumo la responsabilidad de este movimiento militar bolivariano. Muchas gracias”. AJPC

__________

Para la prensa nacional “sediciosos y golpistas”

“Sediciosos y golpistas” eran los términos habituales con los que la prensa de derecha calificaba a los líderes de la rebelión cívico-militar, tanto el propio 4-F como en los días siguientes. El mayor centimetraje se lo llevaron las declaraciones de CAP sobre su “heroísmo” al salvar su vida. Algunos diarios sacaron a la calle ediciones extraordinarias. Estos fueron algunos de los titulares del 4-F:

> Vespertino El Mundo: Por 5 horas Miraflores estuvo en manos de los golpistas. Asesinar al Presidente intentaron los golpistas.

Ediciones extraordinarias:

> Diario 2001: “CAP se dirigió al país en la madrugada: Golpe militar intentó derrocar al Gobierno”.

> El Nacional: “Se rindió el jefe de los golpistas”.

> El Universal: “Alzamiento militar”

> Últimas Noticias: “Caracas se paralizó en tensa calma el día del golpe de Estado”

> El Globo: “Sofocado 27-F militar”.

El miércoles 5 de febrero:

> El Nacional: CAP: Los golpistas intentaron asesinarme.

> El Universal: 14 muertos y 51 militares heridos.

> Últimas Noticias: Pasan de 100 los muertos en golpe frustrado.

> El Mundo: Gabinete civil del Comandante “Maisanta” gran incógnita del golpe frustrado.

> Reporte: CAP: Seremos severos con los golpistas.

__________

Carlos Andrés Pérez: “Tenían como objetivo el asesinato del Presidente”

Cerca de las 10:00 pm del 4-F Carlos Andrés Pérez llegó de Davos (Suiza) donde había participado en el Foro Económico Mundial. Venía de hablar sobre la necesidad que tenía Venezuela de abrirse a la inversión extranjera.

En el aeropuerto de Maiquetía lo aguardaba el ministro de la Defensa, Fernando Ochoa Antich, quien le informó sobre el alzamiento cívico-militar en su contra. De inmediato partieron a La Casona, donde dejó a la exPrimera Dama, Blanca Rodríguez de Pérez para partir primero a Miraflores y posteriormente a la televisora Venevisión, desde donde se dirigió al país:

“Quiero decirle al pueblo de Venezuela que todos los comandos de todas las guarniciones se mantuvieron fieles al pueblo venezolano, a su Constitución, a su juramento.

Un grupo de oficiales alzados contra la Constitución, deshonrando el uniforme de las Fuerzas Armadas, se atrevieron a asumir esa intentona golpista que tenía como objetivo el asesinato del presidente de la República.

Es bueno que el pueblo venezolano se entere del crimen que se pretendía y de las graves consecuencias que hubiera significado para Venezuela un hecho de esta naturaleza”, fueron parte de sus palabras. AJPC

__________

David Morales Bello (senador de AD): “¡Mueran los golpistas!”

Poco después de que el comandante del alzamiento cívico-militar, el teniente coronel Hugo Chávez Frías, había asumido la responsabilidad por los hechos, el extinto Congreso realizó una sesión extraordinaria. Durante el debate, el senador por Acción Democrática, David Morales Bello, pronunció un lapidario discurso, el cual en retrospectiva terminó siendo el comienzo de la muerte de su partido. Estas fueron parte de sus palabras:

“Los golpistas no cuentan con aliento alguno, directa ni indirectamente, en los diputados y senadores que integran el Congreso. Y, por muy inteligente que se sea y por mucho que se pronuncien las palabras con un bisturí, lo cierto es que se camina en el filo de la navaja cuando, frente a una intentona de golpe como la que estamos condenando, se hacen consideraciones que de alguna manera alguien pudiera interpretar como que buscan darle algún tipo de razón a quienes procedieron en la forma que estamos condenando (…) No podíamos, sin incurrir en gravísimas contradicciones, plantear a destiempo hechos y circunstancias políticas que desdibujaran la intención cierta y condenatoria del Congreso. Se condena en una sola palabra: ¡mueran los golpistas!”. AJPC

__________

Eduardo Fernández: “Condenamos categóricamente recurrir a la fuerza”

En la madrugada del 4 de febrero de 1992, casi inmediatamente después de que el expresidente Carlos Andrés Pérez se dirigiera a la nación, Eduardo Fernández, quien fuera su contrincante (Copei) en los comicios de 1988, salió en defensa del gobierno adeco a través de Venevisión.

Calificó lo ocurrido como “el hecho golpista”. Aseguró que ningún efectivo militar debía quebrantar el juramento de lealtad a la extinta Constitución de 1961. Esto fue parte de lo que dijo:

“Condenamos enfática y categóricamente el hecho primitivo de recurrir a la fuerza en un país civilizado y moderno como Venezuela. Eso es una vergüenza nacional. La democracia es perfectible. Todos los problemas que tenemos debemos resolverlos con inteligencia, con diálogo civilizado, con votos, no con balas. Condenamos la violencia inequívocamente”. AJPC

__________

Aristóbulo Istúriz: los atropellos a la Constitución también son golpes de Estado

En 1992 Aristóbulo Istúriz era un diputado poco conocido de La Causa R, pero después de su discurso en la sesión extraordinaria bicameral del Congreso realizada el 4-F, su carrera política se catapultó. Tanto así que en diciembre de ese año resultó electo alcalde de Caracas en las elecciones regionales, derrotando al candidato de AD Claudio Fermín.

Istúriz, al igual que Rafael Caldera, supo intuir que la dirigencia política, al analizar lo ocurrido ese día, no debía quedarse sólo en la superficie, sino profundizar en las motivaciones que tuvieron aquellos jóvenes oficiales para sublevarse contra la, hasta entonces, llamada democracia “modelo” de América Latina.

Durante su alocución recordó cómo en la Comisión de Mesa Parlamentaria que redactó el proyecto de acuerdo en rechazo al alzamiento cívico-militar, pidió incluir algún considerando relacionado con las causas que motivaron dichos hechos.

Así habló Istúriz aquel 4-F: “Me sentí como burlado cuando hice el planteamiento en la comisión; alrededor del proyecto de acuerdo señalaba que era necesario incluir algún considerando que tuviese que ver con las motivaciones, fuera de las aspiraciones de quienes participan. Y eso es para preocupar a los demócratas, eso no es para que los demócratas lo oculten, el que en Valencia los estudiantes estén marchando y caminando al lado de los golpistas, eso es para que los demócratas reflexionemos. Mientras la gente no crea en el Poder Judicial y aquí todo el mundo tiene sobre el Poder Judicial las mismas dudas, porque todos hablamos de la necesidad de reforma del Poder Judicial; de este propio Congreso, donde debemos velar por la Constitución y hemos visto muchas veces aprobando cosas que vulneran la propia Constitución. Hay muchas maneras de burlar la Constitución, algunos pueden burlarla con las armas, pero otros pueden hacerlo con los votos, cuando en una línea política ciega se atropellan los derechos constitucionales y eso es igualito a un golpe de Estado, idéntico. Y aquí a la Constitución le hemos dado muchos golpes de Estado, lo que pasa es que cuando es con armas preocupa más, cuando es por brazos levantados a ciegas, siguiendo la línea partidista o los compromisos con los distintos sectores económicos, evidentemente que también constituyen golpes de Estado, pero la gente los conoce menos”. AJPC

__________

Caldera: “Es difícil decirle al pueblo que se inmole si la democracia no le da de comer”

Durante el debate realizado en el extinto Congreso el 4-F, el senador de Copei Rafael Caldera pronunció un discurso en el que demostró ser un viejo zorro político. Interpretó el momento político del país y comprendió que el pueblo se conectó con los militares alzados. Esto lo catapultó para ocupar la Presidencia de la República (1993-1998). No obstante, lo más destacable de su mandato fue la crisis bancaria y la caída de los precios del petróleo. Estos son extractos de su discurso el 4-F: “No estoy convencido de que el golpe, felizmente frustrado, hubiera tenido como propósito asesinar al Presidente. Yo creo que una afirmación de esa naturaleza no podría hacerse sino con plena prueba del propósito de los sublevados. Afirmar que el propósito de la sublevación fue asesinar al presidente de la República es muy grave. Debemos reconocerlo (…) es la verdad: no hemos sentido en la clase popular, en el conjunto de venezolanos no políticos y hasta en los militantes de partidos políticos, ese fervor, esa reacción entusiasta, inmediata, decidida, abnegada, dispuesta a todo frente a la amenaza contra el orden constitucional. Es difícil pedirle al pueblo que se inmole por la libertad y por la democracia cuando piensa que la libertad y la democracia no son capaces de darle de comer y de impedir el alza exorbitante en los costos de subsistencia, cuando no ha sido capaz de poner un coto definitivo al morbo terrible de la corrupción que está consumiendo la institucionalidad”.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.