Diosdado Cabello

4.feb.2013 / 09:06 am / Haga un comentario

El diputado del Parlatino Carolus Wimmer, responsable de asuntos internacionales del Partido Comunista de Venezuela (PCV), sostiene que la insurrección militar del 4 de febrero de 1992 fue producto de una sucesión de hechos históricos.

“La historia hay que entenderla como un encadenamiento de hechos”, advierte.

En una conversación con el Correo del Orinoco, el dirigente refiere que la segunda mitad del siglo pasado estuvo marcada por cuatro momentos que marcaron el quiebre del sistema capitalista en Venezuela: “Lo que vivimos hoy es producto de un desarrollo histórico de la sociedad venezolana y de un quiebre del sistema capitalista que todavía no está derrotado, pero está quebrado. En Venezuela es un sistema capitalista petrolero rentista”.

Señala que el 23 de enero de 1958 ocurre la traición del pueblo, por parte de la burguesía y del sector político, especialmente de Acción Democrática y Copei. Dijo que a partir de ese momento el poder político “quiebra” el movimiento estudiantil “comprando conciencias en la dirigencia estudiantil, y reprimiendo la organización y la movilización”.

En los primeros años de la Cuarta República ocurren asesinatos y desapariciones de líderes revolucionarios que luchaban contra el sistema.

Wimmer comenta que el viernes negro de 1983 dejó en evidencia “un sistema rentista corrupto e insostenible”.

Agrega: “Si entendemos la sociedad como base económica y como una superestructura, vemos que lo primero que entró en crisis fue la base económica. El sistema financiero se quiebra con el saqueo del país al trasladar los capitales de los ahorristas hacia el extranjero. La devaluación del bolívar trajo inflación y afectó a las capas populares”.

El dirigente comunista acota que si bien hasta ese momento en el sistema capitalista venezolano había desigualdad pobreza, a partir 1983 aparece la pobreza extrema.

Wimmer aún recuerda las imágenes “de mucha gente buscando comida en la basura”. Apuntó que esta situación nunca se había observado en Venezuela.

Comentó que, por ejemplo, la familia del presidente Hugo Chávez era humilde, pero que con sacrificio y esfuerzo, tanto como él como sus hermanos pudieron estudiar y convertirse en profesionales: “En 1983 surge el descontento que marcó a la capa media que había sido privilegiada hasta ese momento, y con la devaluación terminaron esos privilegios como los viajes al exterior”.

Señala que “las pocas gotas petroleras que caían sobre la población eran políticas populistas para asegurar el sistema; especialmente en las campañas electorales regalaban cosas”.

En su opinión, cuando ocurre el viernes negro de 1983 “la cúpula política no tenía recursos para comprar conciencias” y entonces surgieron las rebeliones “y loa explosión de conciencias de 1989 y 1992”.

REBELIÓN MILITAR

Relata que luego de este quiebre económico, se produce la rebelión popular del 27 de febrero de 1989: “Fue una consecuencia lógica en la historia. La capa media también participó en los saqueos. El pueblo trabajador fue el más golpeado, pero mientras este saqueaba tiendas de alimentos, la capa media se llevaba televisores”.

-¿Por qué la Fuerza Armada en 1989 no apoya al pueblo?

-Estaba separada en los cuarteles del pueblo. Había un adoctrinamiento, dirigido por Estados Unidos, que implicaba la misión y la visión de asegurar el poder a la clase dominante. En 1989 había resistencia en la Fuerza Armada, por eso tenían que traer tropas de otros estados a Caracas para frenar las protestas; había resistencia porque los soldados tenían a sus familias en la capital y hubo dificultades para que obedecieran las órdenes para la represión brutal.

Wimmer apunta que “las rebeliones de 1989 y 1992 ocurrieron en plena aplicación de los paquetes neoliberales, combinado con una fuerte represión de la organización popular. Por un lado había corrupción y represión. Mientras que los altos oficiales tenían privilegios que iban más allá de sus ingresos económicos; las tropas en general no eran beneficiadas”.

Recalcó que el paquete económico que desarrolló el expresidente Carlos Andrés Pérez afectó tanto a los civiles como a los militares. Indicó que en el seno de la Fuerza Armada “había sectores democráticos y revolucionarios” que abogaban un cambio en la sociedad.

Para el responsable de asuntos internacionales del PCV, la enseñanza que dejaron las dos rebeliones “es que si no hay unidad cívico-militar, el sistema que está soportado por el imperialismo yanqui, logra resolver situaciones complicadas”.

Subraya que el alzamiento de los militares y la protesta de El Caracazo fueron consecuencia de la exclusión de una parte de la población: “Como el sistema los excluye y los reprime, los lleva a la pobreza y debe haber una reacción en algún momento”.

Refiere que en 1992 “el sistema entró en una grave crisis pero aparentemente lo pudo resolver. Finalmente, el cauce de esa rebelión cívico-militar se unificó a partir de ese momento y llevó a la victoria electoral de 1998, desencadenando el proceso bolivariano”.

DICTADURA BIPARTIDISTA

Carolus Wimmer subraya que “nosotros los revolucionarios debemos eliminar la palabra democracia de esa época (Cuarta República) porque confunde. El bipartidismo fue una dictadura, donde ni siquiera había partidos, sino que existían los famosos cogollos”.

Agregó: “En Acción Democrática el cogollo sindical decidía todo. El dirigente sindical corrupto, comprado, que tenía alto peso en la escogencia de los candidatos presidenciales, donde no participaba la militancia. Fue manejado por una cúpula que estaba estrechamente relacionada con los Estados Unidos”.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.