Noticias

12.nov.2012 / 05:09 pm / Haga un comentario

Durante el debate colectivo del segundo plan socialista de la patria, en el Teatro Municipal de Valencia, el candidato revolucionario a la primera magistratura carabobeña, Francisco Ameliach, aseguró este domingo que será desde la gobernación de la entidad un “facilitador del Poder Popular”.

El abanderado ratificó que en sus constantes recorridos ha detectado una excelente organización del Poder Popular. “La única forma de solucionar los problemas de Carabobo es con ese Poder Popular. En eso se basa el socialismo. Como lo decía Simón Bolívar: crear la mayor suma de felicidad posible para el pueblo”.

Consideró que para resarcir las carencias que el capitalismo dejó al pueblo debe existir una coordinación de la política pública con el Gobierno Nacional. Y luego está la participación del Poder Popular en la resolución.

“¿Qué está haciendo nuestro comandante Hugo Chávez? Está llamando a un proceso constituyente para que sea el mismo pueblo el que plasme los proyectos y las acciones para resolver los problemas más sentidos en las comunidades”, enfatizó.

Ameliach afirmó que una de las preguntas generadoras apunta a cómo bajar los cinco objetivos históricos a lo concreto. Acotó que se ejecutará una gran consulta a objeto de que sean las comunidades las que plasmen los aspectos que mejoren su calidad de vida.

La otra característica fundamental que se destaca en otra de las preguntas generadoras, comentó el líder regional, es la referida a cuáles son los mejores mecanismos para garantizar la mayor eficiencia en la planificación y la ejecución del proyecto.

Es sin duda alguna, un proceso inédito, subrayó Ameliach: “Se hizo indudablemente en el proceso constituyente para la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Pero es primera vez que un gobernante somete a la consulta un plan de la nación. Para que se constituya desde las bases”.

Dicho plan compone una ayuda a los candidatos y candidatas de la Revolución, juzgó el dirigente. En su opinión, permitirá alinear las propuestas del pueblo hacia la cimentación de un solo Gobierno.

¿Es posible aplicar esas propuestas del plan de la patria con un gobierno regional de derecha?

-No. Es imposible. El primer objetivo histórico del plan de gobierno del presidente Chávez, que fue aprobado, presenta la forma de defender, expandir y fortalecer el bien más preciado de la Revolución Bolivariana que es la independencia. Y para expandir esa independencia es necesario que Carabobo cuente con un gobernador que esté alineado con las políticas públicas y el proyecto que impulsa nuestro líder, Hugo Chávez.

“Lo más difícil ya lo tenemos. Hay una organización, la gente es solidaria, organizada. Conoce su realidad y las dificultades que tiene. ¿Qué falta? Un gobierno que le dé las herramientas al Poder Popular y este pueda resolver los problemas de las comunidades”, instó.

Ya el Presidente dio el primer paso, puntualizó. Que el pueblo haga suyo el segundo plan socialista de la nación. “Entonces, les toca a los gobiernos locales ir transfiriendo poco a poco todo ese poder al pueblo. Seré un gobernador de Carabobo facilitador en la transferencia de ese poder al pueblo”.

Ameliach apuntó que Carabobo es fundamental en la consolidación del plan de la patria. La entidad cuenta con el principal puerto del país. Uno de los objetivos históricos es convertir a Venezuela en potencia. La entidad es el epicentro del gran eje científico, industrial y tecnológico. Se trata, entonces, de aprovechar de la mejor forma las potencialidades de los municipios, sentenció.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.