Diosdado Cabello / Por Siempre

7.nov.2012 / 04:29 pm / Haga un comentario

Trataremos de hablar de política sin aislarnos de otros temas de interés para todos. Comenzamos con un comentario sobre el tema electoral, ahora cuando tenemos en el horizonte las elecciones de gobernadores y legisladores regionales este 16 de diciembre, apenas a un mes de haberse realizado las elecciones presidenciales del 7 de octubre pasado, donde fue legitimado y reafirmado el mandato del Poder Popular eligiendo al Comandante Chávez para el período 2013-2019.

En las elecciones presidenciales quisiera detenerme, no sobre los resultados, harto conocidos por todos, sino por las particularidades que se dieron alrededor de ese evento. Del lado de la revolución, sin mayores comentarios, un gran candidato, un proyecto para la Patria, una gran maquinaria y sobre todo un gran Pueblo que decidió ser libre. Del lado opositor, da para escribir varios libros; no pretendemos hacerlo, pero es bueno resaltar algunos detalles que esa oposición trató de usar para manipular al pueblo venezolano, cosas que han dejado en el aire, pero que reflejan el verdadero espíritu de algunos sectores contrarrevolucionarios:

1.- El supuesto ventajismo del Comandante Chávez: Qué pena que sean tan simplistas en sus análisis. Para la revolución constituye una gran ventaja tener un candidato como el Comandante Chávez, tener un pueblo consiente, sin dudas, es una gran ventaja; tener credibilidad ante ese pueblo es otra ventaja, pero eso no es ventajismo, es una verdad que además es parte de todo proceso electoral, no tenemos la culpa que el candidato burgués no represente una ventaja como candidato para su electorado, ese candidato lo escogió la oposición.

2.- No hubo trampas pero si desequilibrio: Reglas de juego claras que deben ser cumplidas por todos aquellos que van a una elección donde se gana o se pierde; sin embargo, ellos prefieren decir que el árbitro es bueno si ellos ganan, de perder ellos, el árbitro es malo; parecen y son cosas de niños consentidos, acostumbrados a llorar y patalear para que sus padres inmediatamente hagan lo que ellos dicen.

3.- Sistema electoral perverso: Una aberración política. Según ellos es perverso el sistema porque “los patas en el suelo” votan y su voto vale lo mismo que el voto de alguien de la alta sociedad; por Dios, eso es fin de mundo, cómo puede ser que los pobres voten y elijan a quienes serán sus gobernantes, antes eso no era así. La alta burguesía quiere reservarse el derecho de elegir.

4.- La maquinaría del gobierno obligó al pueblo a que votara por el Comandante Chávez: Esta excusa es triste. En efecto, tenemos una gran maquinaria electoral que fue casa por casa y procuraba atender caso por caso; pero, llegar a afirmar que se podía obligar a alguien que votara por cualquier opción en la intimidad de la máquina de votación es una de las cosas más ridículas que han dicho. Si es “obligado” y me dejan solo, voto por quien yo quiera.

5.- Que como consecuencia de las elecciones ahora la oposición sí tiene un liderazgo sólido: Eso lo dice el círculo íntimo del candidato burgués, sus más allegados. Deberían preguntarle a los adecos si su líder es Capriles o a los copeyanos, o a los militantes de un Nuevo Tiempo. Ese liderazgo se reduce a un grupito empresarial que hizo su apuesta con el candidato de las mafias.

Por otro lado, quedaron pendientes algunos temas que la oposición quiere que se olviden, como por ejemplo, el caso del financiamiento de la campaña del candidato burgués; el país sabe que se atrapó in fraganti al diputado Juan Carlos Caldera recibiendo dinero de un empresario que estaba siendo matraqueado; reacción inmediata de la burguesía con su candidato al frente, descabezar al diputado; sin embargo, pocos días después, el padre del candidato de la burguesía es detectado en plena acción de matraqueo con otro empresario y hasta el sol de hoy, Capriles no ha dicho ni pio, ni siquiera este padre no es mío. Doble baremo para un mismo caso, al diputado, asesinato moral; al padre, ni una mención.

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.